Just another WordPress.com site

Tron Legacy (Tron Legacy, 2010)

Cuando uno se plantea la posibilidad de hacer una secuela de una película de culto estrenada casi 30 años atrás, tiene que tener claras varias cosas. La primera es que pase lo que pase tiene que contentar a los fans de la primera, aún a sabiendas de que probablemente gracias a esta nueva película salgan nuevos fans tanto de la antigua como de la nueva. La segunda es que si la primera es considerada película de culto será por algo y será mejor intentar repetir la fórmula que irse por las ramas. Y la tercera es que en una época donde prácticamente cualquier película lleva algo de efectos especiales por ordenador, estos sólo no bastan para conseguir un buen resultado, al contrario de lo que ocurría en 1982, sino que es mejor apoyarlo todo en un guión sólido.

Pues bien, a pesar de que Tron no es una mala película, porque no lo es, por desgracia no cumple ninguna de estas premisas, el resultado final ya adelanto que no es malo, pero desde luego no es el esperado, al menos por un servidor. Quizá el adjetivo que mejor se ajuste a lo que sentí después de las dos horas de Tron el otro día sea: “decepción”, decepción por haber estado esperando algo que finalmente no se ha cumplido. Yo tenía muchas, muchas, pero que muchas ganas de ver Tron Legacy, no era para menos después de esos estupendos trailers con la BSO de Daft Punk y de ver esas motos de luz reinventadas y de ver en general toda la estética general de la película, a primeras vistas prometía y mucho.

El problema es ese que insinuaba al principio, ahora mismo estamos prácticamente aburridos de ver espectaculares efectos especiales en el cine, por lo que aunque Tron Legacy tiene unos grandísimos efectos especiales que redundan en una estética muy cuidada y en una fotografía fabulosa falla en lo más importante: en el guión. No sé lo suficiente para conocer cuánto se parece la Walt Disney Company de hoy en día a la Walt Disney Company de 1982 pero mi intuición me dice que más bien poco, el resultado final de Tron Legacy y lo diré de una vez para dejarme de ir por las ramas, es un producto descafeinado poco fiel a la complejidad de la orginal apto para todas las edades, desde niños pequeños hasta adultos palomiteros, es una película tan estrictamente comercial que cuando lo piensas da asco.

Pero eso no quiere decir que Tron Legacy sea una mala película, también lo comentaba antes, simplemente es… distinta a lo esperado. Yo he echado en falta esa complejidad argumental de la primera, esos diálogos oscuros, las pequeñas dosis de filosofía, el aire retro ochentero pero después de ver Tron Legacy acabé por darme cuenta de que la intención original de los productores no sólo es que no volviesen a aparecer todas esas cosas sino que pensaron la película para evitar que cualquier persona que no haya visto la primera se sienta cómoda con la segunda.

Es como si saco Alien 2 y no me hace falta, para verla y entenderla, haber visto antes Alien. En el fondo es lógico, porque la primera es una película con casi 30 años de antigüedad y aunque a mí me parece fantástica he de reconocer que apta para todos los públicos (a nivel de entretenimiento y de comprensión) precisamente no es.

Por otro lado, y centrándonos más en el aspecto técnico los actores están a al altura, no son sobresalientes, pero sí están a la altura. Jeff Bridges está en su línea, pero muy, muy lejos de la que se le supondría a un actor que se ha llevado el Oscar, Garrett Hedlund no consigue quitarse en toda la película el aire de niño macarra mimado pero el chaval se defiende y Olivia Wilde, bueno, se tira toda la película en unas mallas negras espectaculares, muy mal tendría que hacerlo para no gustarnos.

El que sí que estuvo a la altura de las circunstancias fue Michael Sheen, fue el único momento de la película en el que una vez asumido que iba a ver algo muy distinto a lo esperado y estaba repanchingado en la butaca de la sala sí me hizo incorporarme y pensar ‘hombre, por fin alguien que se decidió a marcar la diferencia’. Para ser una película Disney palomitera, el breve tiempo en el que aparece en pantalla es sencillamente sensacional (todo estoy hablando teniendo en cuenta la VO, me apuesto lo que sea a que luego se lo cargarán con el doblaje)

¿Tienes que ir a ver Tron Legacy? Sí, por supuesto, de hecho me atrevería a decir que es la película perfecta para estas navidades, podría decirse que la ‘Avatar’ de este año (aunque ni mucho menos comparable a nivel de calidad). Eso sí, compra un pack de esos de los que te dan un cubo de palomitas más grande que tu cabeza y un vaso de refresco de litro porque lo que vas a ver no es otra cosa que cine palomitero, comercial, entretenido pero superfluo, malo, bueno, como queráis definirlo, cine al fin y al cabo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s