Just another WordPress.com site

National Lampoon´s Christmas Vacation: Cuando las buenas intenciones terminan en caos.

“National Lampoon´s Christmas Vacation” (1989), es una comedia del director Jeremiah Chechik, la cual está protagonizada por Chevy Chase, Beverly D´Angelo y Randy Quaid.


Clark Griswold (Chevy Chase), un típico padre de familia norteamericano, sueña con una Navidad perfecta, y justamente por eso, las cosas se salen de control hasta el punto en que la festividad se convierte en un auténtico circo.



 En el año 1970, en norteamérica comenzó a publicarse la revista de humor National Lampoon, la cual se caracterizaba por presentar una serie de parodias de hechos cotidianos, junto con contenido de carácter más surrealista. Seria tal el éxito de esta publicación, que a fines de la década de los setenta, la industria hollywoodense comenzó a producir una serie de cintas que utilizaban la marca “National Lampoon”, y que además involucraban a gran parte del equipo creativo de la revista. Fue así como nació la franquicia de “Vacaciones”, la cual presentaba como protagonistas a la familia Griswold, liderada por el torpe pero bienintencionado Clark Griswald. Tras un par de exitosas entregas, la Warner Bros le pidió al director y guionista John Hughes, que escribiera el guión de una nueva entrada en la saga. Para Hughes, su participación en esta cinta se convertiría en una rara excepción en su carrera. Con respecto a esto, él declararía en una entrevista: “En la única secuela que estuve involucrado por obligación fue en la tercera película de ´Vacaciones´. El estudio me rogó que escribiera un nuevo guión, y yo sólo accedí debido a que tenía una buena historia en la cual basarme”.



Dicha historia, cuya autoría correspondía al mismo Hughes, se titulaba “Christmas ´59”, y fue publicada en diciembre de 1980 en uno de los números de la revista National Lampoon. Tal y como sucedió en las dos primeras entradas de la saga, Hughes decidió no utilizar la silla del director dejando su puesto al inexperto Jeremiah Chechik, cuya única experiencia como director la había obtenido en un par de humildes spots comerciales. A diferencia de las dos cintas anteriores, donde la familia Griswold se encontraba disfrutando sus vacaciones de verano en distintos puntos del globo, en esta ocasión Clark y compañía están concentrados en los preparativos de la fiesta de Nochebuena que han organizado en su hogar junto a su familia. Lamentablemente para Clark, sus ansías por conseguir que todo salga como él lo ha planeado, los resentimientos y discusiones que se provocan entre los diversos integrantes de la familia, la visita de un primo algo chiflado, y su inherente mala fortuna, terminan siendo los ingredientes necesarios para una fiesta verdaderamente caótica y ciertamente inolvidable.


Clark es la encarnación del verdadero espíritu navideño. Él está empecinado en convertir esta Navidad en un recuerdo imborrable para el resto de su familia, ya sea adornando la casa con cientos de luces, cortando un verdadero árbol de navidad, o realizando actividades propias de la festividad. Por supuesto que cada actividad, cada pequeño detalle del cual Clark está a cargo, termina horriblemente mal no solo perjudicando directamente a su familia, sino que también a sus molestos vecinos (Julia Louis-Dreyfus y Nicholas Guest). En gran medida, el protagonista intenta decirnos que cualquier desastre se puede superar con optimismo y con fe, razón por la cual es inevitable empatizar con su causa. Su entusiasmo por la Navidad termina siendo contagioso, y eventualmente esto le trae una gran recompensa (que como todo en este film, viene acompañada del más completo caos familiar). A modo de subtrama, durante todo el transcurso de la cinta, Clark fantasea con respecto a los planes que tiene para un supuesto bono navideño que va a recibir de la empresa para la cual trabaja. Sus fantasías no solo generan un par de divertidos gags, sino que además el bono en sí tendrá consecuencias realmente hilarantes.


Sorprendentemente, “Christmas Vacation” presenta una serie de elementos que la conectan con el clásico navideño “It´s a Wonderful Life” (1946). Al igual que el personaje interpretado por James Stewart, llega un momento en el que Clark Griswold pierde por completo la esperanza tanto en la festividad, como en sí mismo, recuperándola sólo tras experimentar un verdadero “milagro” navideño. Además, es posible ver el film de Frank Capra en la televisión de los Griswold, en la escena en la cual los abuelos llegan de visita. Finalmente, detrás de las cámaras existe otra conexión: el asistente del director fue Frank Capra III, el nieto del legendario y premiado director. Aunque hay escenas realmente memorables (como el episodio de las luces o el problema con el árbol navideño), para ser sinceros, no todos los gags que presenta el film funcionan de buena manera. Pese a que gran parte de las escenas presentan los elementos necesarios para provocar la risa del espectador, por alguna extraña razón no logran el efecto deseado. Probablemente gran parte de la responsabilidad la tenga el director Jeremiah Chechik, quien como había mencionado anteriormente, sólo había trabajado en el rubro de los spots publicitarios, razón por la cual no logra sacarle un mejor provecho al buen guión y al estupendo elenco con el cual contaba.



En el ámbito de las actuaciones, el elenco en general realiza un estupendo trabajo. Este es probablemente el rol más recordado de Chevy Chase y con justa razón. Su personaje es casi como un niño pequeño, capaz de sorprenderse con las cosas más simples de la vida. Él disfruta a su familia aún cuando en su gran mayoría son personajes molestos, y se empeña para que todo salga bien aún cuando sabe por experiencia que nada resulta como él desea. Beverly D´Angelo por su parte, interpreta de buena manera a la comprensiva y más aterrizada Ellen Griswold, al igual que Juliette Lewis y Johnny Galecki, quienes encarnan a los cínicos hijos de la pareja. Junto con el personaje de Chase, probablemente quien termina quedándose en la memoria del espectador es el del campestre primo Eddie (Randy Quaid). Aunque en el fondo es bienintencionado, su accionar dista de ser loable, razón por la cual protagoniza una buena parte de las escenas más divertidas de la película. En un aspecto más técnico, Thomas E. Ackerman realiza un trabajo correcto de fotografía, mientras que Angelo Badalamenti pone su grano de arena con una banda sonora bastante efectiva.


Uno de los problemas que tiene el film, es el poco provecho que se le saca a los invitados de Clark. Con la excepción del tío Lewis (William Hickey) y la tía Bethany (Mae Questel), que son un verdadero par de caricaturas vivientes, el resto de los familiares no alcanzan a brillar como individuos, no cumpliendo la función por la cual fueron incluidos en la historia. Más allá de los pequeños problemas que pueda presentar la película, esta resulta ser bastante entretenida y a mi gusto ha soportado realmente bien el paso del tiempo. John Hughes fue responsable de los guiones de una gran cantidad de comedias sencillamente geniales, y “Christmas Vacation” califica para ser considerada como una de las buenas comedias realizadas durante los ochenta (de hecho, este film y el original son las dos mejores entradas en la saga de “Vacaciones”). En definitiva, “Christmas Vacation” es una película bastante recomendable, la cual se disfruta aún más en plena época navideña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s